Energía solar

Tipos de baterías

De hecho, ya hemos realizado una primera clasificación de las baterías, si tenemos en cuenta las características técnicas. Aquí vamos hacer la clasificación por sus componentes químicos.
Aunque existen de varios tipos, las más usadas son:

        1. Las de plomo y ácido.
        2. Las de níquel y cadmio.

Las primeras son las más usadas, en cambio, las de níquel-cadmio ofrecen un mejor rendimiento, pero tienen un precio demasiado elevado.

Baterías de plomo y ácido

Lo que caracteriza a éstas baterías es su bajo coste y el mantenimiento que requieren.
Respecto al mantenimiento, necesitan estar en un lugar fresco, y revisar la cantidad de electrolito periódicamente, además, es necesario su ventilación por desprendimiento de gases.
La tensión de cada rejilla o celda es de 2V. Dentro de este tipo de batería podemos encontrarnos:

        Baterías de plomo-antimonio
        Baterías de plomo-selenio
        Baterías de plomo-calcio

Baterías de níquel y cadmio

Este tipo de baterías presenta el inconveniente del precio. El electrolito que utilizan es un alcalino. Tienen un bajo coeficiente de autodescarga, la carga ronda el 80%. Las celdas tienen un voltaje de 1,2V. Tienen un buen rendimiento con temperaturas extremas. La descarga que admiten está sobre el 90% de su capacidad nominal.