Energía solar

Baterías

Sin las baterías muchas de las instalaciones fotovoltaicas carecerían de sentido, pues su funcionalidad depende del almacenamiento de la energía eléctrica en las baterías o acumuladores de energía.
La batería es un aparato electroquímico que transforma una energía química en energía eléctrica.
Los componentes que constituyen una batería son:

         1. Electrolito: Es un conductor iónico que con el paso de la corriente eléctrica se transforma. Este elemento químico puede ser sólido, líquido o tener forma de pasta.

        2. Electrodos: Son dos conductores que se encuentran sumergidos en el electrolito. Como os podéis imaginar, son metálicos, uno hace de polo positivo (cátodo) y el otro de polo negativo (ánodo).

        3. Rejilla: La batería está formada por varias rejillas o celdas cargadas iónicamente, y que facilitan el traspaso de electrones de una celda a otra, con la ayuda del electrolito. La tensión que son capaces de mantener las celdas varía de 1,2 V a 2V, dependiendo de la clase de batería.

En una batería hay que tener en cuenta tres consideraciones técnicas:



La capacidad de descarga

La capacidad de una batería es la cantidad máxima de energía eléctrica que puede llegar a suministrar desde su carga plena a su descarga completa. Dicho en fórmula física: sería el producto de la intensidad por el tiempo de descarga. La unidad de medida es el amperio hora ( Ah ). Como ejemplo, diremos que una batería de 100 Ah puede suministrar 100 A en una hora, 50 A en media hora, etc.

        Nomenclatura

Esto es importante, en cualquier batería nos encontraremos la siguiente inscripción: XX Ah YY. El significado de la inscripción es fácil de recordar:

1. XX: Significa la capacidad de la batería.
2. YY: Nos indica el tiempo de descarga.



La profundidad de descarga

Este aspecto técnico de la batería es bastante importante en relación con las energías renovables. Existen dos tipos de baterías desde el punto de vista de la profundidad de descarga, las baterías de descarga superficial y las de descarga profunda. En las instalaciones de cualquier tipo de energía renovable, solamente se utilizan las baterías de descarga profunda. Ahora veremos el porqué. Cuando hablamos de la profundidad de descarga nos referimos al tanto por ciento que se utiliza de la capacidad de la batería en un ciclo de carga y descarga.

1. Descarga superficial: Este tipo de batería tienen una descarga media que no supera el 15%, pero puede llegar al 50%.

2. Descarga profunda: Estas baterías tienen una descarga media de un 25%, pudiendo llegar al 80%.

Ciclos de una batería

Un ciclo es el tiempo transcurrido desde una carga completa hasta una descarga de la batería. La vida útil de una batería se mide en cantidad de ciclos que puede llegar a soportar.
El fabricante esta obligado a indicar el número de ciclos de la batería y la profundidad de la descarga, así como la nomenclatura que hemos observado anteriormente.