Energía solar

Sistemas fotovoltaicos

Un sistema fotovoltaico lo podemos definir como el conjunto de componentes eléctricos, electrónicos y mecánicos que nos servirán para transformar la energía solar en energía eléctrica. Por supuesto, que para cada aplicación o necesidad tendremos un sistema diferente, con componentes diferentes. Veamos que tipos de sistemas podemos desarrollar:

Sistema fotovoltaico aislado

En este sistema fotovoltaico podemos optar por usar baterías o no usarlas, dependerá de nuestras necesidades. Son los sistemas que se utilizan para suministrar electricidad donde no llegan las compañías eléctricas por su ubicación. Por regla general, éstos sistemas tienen acumuladores de energía (baterías) porque transforman la energía solar durante el día y la consumen durante la noche. Pero como hemos dicho, puede ser que no lleven baterías, por ejemplo, en un conjunto de riego o de bombeo de agua, se puede regar o bombear agua durante las horas en que hay luz solar.
Suelen llevar los siguientes componentes: módulos fotovoltaicos, baterías, inversor, regulador y los elementos propios para proteger el circuito.

Sistema fotovoltaico conectado a red

Como es normal, este tipo de sistema fotovoltaico o instalación fotovoltaica no llevan acumuladores de energía. La explicación es muy sencilla, son sistemas fotovoltaicos que están conectados directamente con la red eléctrica. Además, cuentan con elementos que no solamente protegen la instalación, sino que también regulan la forma y la cantidad en que se suministra la energía eléctrica a la red central. Debe garantizar una cantidad de tensión, un tipo de frecuencia y una calidad de onda. Cuando hablamos de huerta solar, nos referimos a este tipo de sistema fotovoltaico o instalación fotovoltaica, pues ocupa grandes extensiones de terreno. Así tenemos que sus componentes más comunes serán: los módulos fotovoltaicos, los elementos para proteger la instalación, inversor y un contador de energía.

Sistema fotovoltaico híbrido

Este tipo de sistema fotovoltaico, además de contar con placas fotovoltaicas para recoger energía utilizan algún otro sistema para generar energía, es decir, usan otra tecnología auxiliar. De este modo, garantizan el suministro eléctrico. Las otras tecnologías o formas de conseguir electricidad son la tecnología eólica o con grupos electrógenos.